El trading de alta frecuencia (HFT) y el impacto en el Derecho

Trabajo de investigación presentado durante el 1º bimestre del año 2021 por los alumnos Franco Sebastián Ruiz Diaz y Noelia Victoria Mitelli en el contexto de la asignatura «Inteligencia Artificial y Derecho», dictada por la Profesora Cecilia C. Danesi en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.


1. INTRODUCCION


Para desarrollar el trabajo de investigación sobre la aplicación de Sistemas de Inteligencia Artificial en uno de los distintos ámbitos de la cotidianeidad, he decidido abordar la implantación de la IA en el escenario bursátil. El objeto de la investigación hace foco en los sistemas alcanzados bajo la denominación: TRADING DE ALTA FRECUENCIA (HFT, por sus siglas en inglés) para operar en el mercado de capitales a niveles de eficiencia y eficacia inalcanzables para el ser humano.


Esta tecnología (HFT) emplea sofisticados programas computacionales que prevén como van a funcionar los mercados desde una técnica cuantitativa; el algoritmo analiza datos del mercado en busca de oportunidades de colocación cargar órdenes de compra o venta de un determinado activo financiero, observando los parámetros del mercado u otra información en tiempo real, con esa información se traza un mapa en el que se determina: el momento adecuado de negociación del precio y la cantidad. Orientando la división de órdenes a través del tiempo y a los lugares de mercado, y la elección de la estrategia de inversión en órdenes límite y de mercado, estos algoritmos son implementados en un tiempo bastante corto.

Cabe destacar que en el ordenamiento normativo argentino, no existe legislación específica que aborde los supuestos de IA y la implantación en sus distintos posibles escenarios. Incluso a escala global, actualmente existen posiciones encontradas respecto a si es aconsejable que esa regulación sea efectivizada. No obstante, me focalizaré sobre aspectos básicos que surgen de la manda constitucional, con ánimo de intentar advertir posibles afectaciones en materia de daños y responsabilidades. Aspectos que son inherentes de la conflictividad que supone toda implantación de una tecnología que procura automatizar tareas que son realizadas por el ser humano. Como en todo existen ventajas y desventajas.

2. DESARROLLO


- Contexto.

Es de conocimiento público que el carácter asimétrico de las relaciones contractuales entre las entidades financieras y los consumidores goza de una indiscutida vigencia. Esta percepción reposa en diversos factores, entre los cuales se encuentra la concentración del poder de negociación en cabeza de las empresas financieras, que comercializan a través de las plataformas digitales (antaño la dinámica requería la presencia en la mismísimas plazas bursátiles o en su caso, mediante el contacto telefónico) la celebración de contratos de compra o venta principalmente respecto de los principales activos financieros (acciones, fci, bonos, opciones, futuros, etf, entre otros). De ello, se puede advertir que esa falta de equiparación de poderes a la hora de celebrar un contrato muy homónima a la que conllevan los contratos de adhesión, se exacerba cuando se añade la digitalización y la automatización de la propia actividad de trading.


Una de las prácticas que han propiciado a la actividad bancaria un margen más que interesante se da cuando articulan el mecanismo necesario para que sus clientes puedan operar estos productos. El hecho radica en que la compra-venta de los mismos no se ejecute en el mismo momento en que el cliente toma esa decisión, todo lo contrario, se lleva adelante en base a la cotización de ese activo al cierre de la jornada bursátil. Este modus operandi ha venido garantizando y lo sigue haciendo a estas instituciones, tomar la cotización que mejor se ajusta a su ecuación de rentabilidad. Pensar en realizar una operación intradiaria, solo es posible a través de una Sociedad de Bolsa/Brooker –aunque estas sociedades tienen otros riesgos y costos a tener en cuenta–.


Más tarde, el aumento de la oferta del servicio de internet por medios inalámbricos, satelitales y de fibra óptica; en paralelo a la implantación de todo tipo de dispositivos electrónicos (smartphones, tablets, notebooks, ultrabooks) y en conjunción con el diseño de aplicaciones y portales web cada vez más intuitivos de estas sociedades de bolsa, dieron un lugar de preponderancia y exposición única en la historia de las finanzas.


Las películas de culto, pdf de libros de culto en la materia, al alcance de un click proporcionaron el acceso a que quienes consideraban ese mundo solo para genios matemáticos, se movilizaran para incursionar en su conocimiento. El sector tecnológico y financiero recientemente encontró su punto de mixtura perfecto (y necesario) para capitalizar esa demanda de flexibilidad y entusiasmo de los civiles por incursionar en las inversiones.


Las Fintech se transformaron en la opción por excelencia para quienes carecen de conocimientos sólidos en el mundo financiero, para operar activos bursátiles, . Asimismo, los principales mercados financieros (New York, Chicago, Sao Pablo, Mumbai, Londres, Frankfurt, Tokio, Hong Kong, Singapur, Shangai, Sidney, entre otros) no habían terminado de aprovechar las bondades del progresivo aumento del ingreso de la ciudadanía global al mundo financiero; cuando la disruptividad de la tecnología Blockchain tomo notoriedad para venir desafiar la ortodoxia financiera al proponer como nuevo paradigma la circulación de la riqueza económica sin intermediarios, mediante los distintos protocolos que utilizan el P2P -Peer.


El Bitcoin, su nave insignia y todos los criptoactivos –como sus pasajeros– desembarcaron con ánimos de descentralizar/reescribir las nociones básicas de las finanzas, y por añadidura como ha de ser la interacción de los principales agentes económicos. Estamos presenciando un drástico cambio de paradigma con el arribo al mercado, de los criptoactivos(1).


Recientemente, el desembarco de Tesla en el mundo de criptoactivos a través de un token(2) con respaldo en acciones de la empresa permitiendo el fraccionamiento de las mismas, demuestra el inicio de un disputa para desbancar a las monedas fiduciarias de los Estados-Nación, como mejor medio para resguardar el valor.


Hasta aquí, este humilde relato de la vertiginosa tecnificación de la economía busca contextualizar en este nuevo ecosistema financiero –en proceso de fusión– en el que las transacciones se suceden más rápido que un pestañeo, la utilización de otro sistema de inteligencia artificial. El mundo financiero ha venido implementando aproximadamente desde 1999(3) una tecnología bursátil que permite ganar millones de dólares en milisegundos.


- Trading de Alta Frecuencia (HFT). Concepto.

La Comisión Europea define a al Trading de Alta Frecuencia según surge del considerando 44 de la Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a los mercados de instrumentos financieros, como: Sistema de negociación que analiza a gran velocidad, datos o señales de mercado y lanza o actualiza, como reacción de dicho análisis, un gran número de órdenes en un período de tiempo muy corto, prácticamente en milisegundos. Por ello, HFT no consistiría tanto en una estrategia de negociación, sino en la utilización de tecnologías avanzadas para llevar a cabo estrategias de negociación tradicionales, como sería el arbitraje y la propia creación de mercado.


El HFT está caracterizado por ejecutar órdenes intradiarias en períodos muy cortos de tiempo, medido en fracciones de segundos, y procura mantener los inventarios cercanos a cero al finalizar el día(4). Además, hace uso de recursos computacionales sofisticados y de alta velocidad, normalmente bajo la figura de hospedaje(5), que ofrecen las bolsas de valores; estas envían una gran cantidad de órdenes, que son ejecutadas en fracciones de segundo o, incluso, son canceladas, buscando cerrar todas las posiciones al final de la jornada(6). Por High Frequency Trading se puede comprender como alusión a un concepto genérico que hace referencia a un conjunto diverso de estrategias cuyo denominador común es que son algorítmicas y tienen una baja latencia (la baja latencia es sinónimo de la ejecución de órdenes ultrarrápidas); es decir, muy poco tiempo transcurrido entre el momento en el que la orden es enviada y esta es ejecutada/ejercida para obtener una ventaja en el mercado(7).

Dicha tecnología entra en colisión directa con los profesionales y aficionados, arrojando como resultado el desplazamiento de estos agentes humanos en virtud de la más que evidente conveniencia que representa la sustitución por agentes robotizados. Estos últimos operan miles de veces más rápido que los humanos y efectúan millones de órdenes compra-venta por segundo, maximizando las ganancias de quienes ostentan esa tecnología. Esta tecnología se denomina trading de alta frecuencia, o High Frequency Trading (HFT), emplea sofisticados programas computacionales que prevén cómo van a funcionar los mercados desde una técnica cuantitativa; el algoritmo analiza datos del mercado en busca de oportunidades de colocación, observando los parámetros del mercado u otra información en tiempo real, con esa información se traza un mapa en el que se determina: el momento adecuado de negociación, el precio y la cantidad.


Orientando la división de órdenes a través del tiempo y a los lugares de mercado, y la elección de la estrategia de inversión en órdenes límite y de mercado, estos algoritmos son implementados en un tiempo que se mide en milisegundos ha causado un rápido crecimiento de este tipo de operaciones en el total del volumen del mercado. Se calcula que el trading de alta frecuencia supone más del 60% de las operaciones de capital en EE.UU., del 40% en Europa y del 10% en Asia. Inicialmente, el HFT fue desarrollado en el contexto de los mercados de renta variable y en los últimos años se ha extendido a opciones, futuros, ETFS (cambio de fondos negociados), divisas y materias primas(8).


- Características del HFT(9)

Las empresas dedicadas a la negociación de alta frecuencia están caracterizadas por:

- Uso de equipos computacionales equipados de gran capacidad (Software y hardware) equipados con programas informáticos sofisticados de alta velocidad, con los que se tiene acceso a la información de mercado, generadores de enrutamiento, ejecución y cancelación de órdenes.|

- Uso de servicios de coubicacion con los cuales se permite situar sus servidores físicamente próximos al sistema central de procesamiento, ganando así unos microsegundos en el tiempo de latencia ya que el estar cerca de la fuente de intercambios afecta la velocidad de la reacción en fracciones de segundo, lo que proporciona una valiosa ventaja cuando se negocia en el mercado, en la medida en que están dispuestos a pagar millones de dólares por este servicio.

- Presentación de las numerosas órdenes que son canceladas poco tiempo después de la presentación; el objetivo del ingreso de dichas órdenes es capturar el spread compra-venta antes que otros jugadores, spread que generalmente es muy pequeño y comúnmente está en décimas, pero que por la alta velocidad y cantidad de operaciones es un negocio rentable.

- Plazos muy cortos para establecer y liquidar posiciones: HFT son estrategias de negociación algorítmica basadas en la explotación del procesamiento y la mayor velocidad de ejecución para obtener ganancias comerciales durante un tiempo muy corto, normalmente medido en segundos, en su mayoría de pocos minutos, y desde luego menos de un día.

- Generalmente finalizan el día de negociación sin posiciones abiertas trading intra-day, por lo que no implica la necesidad de un capital importante o una gestión de riesgo más profunda que si se tomaran posiciones con un horizonte de tiempo más amplio.

- Estrategias utilizadas en el Trading de Alta Frecuencia.

Hernández-Hernández y Sánchez-Casas(10) toman como base de su estudio el caso de ―un agente/sociedad de bolsa que participa en el mercado de valores utilizando el trading de alta frecuencia‖. No es menor que lo definan como un agente pequeño―en relación a la participación de la capitalización del mercado― y este no tiene recursos suficientes como para causar impactos en el precio de mercado. Así, en esta dinámica, el agente está asume a tres riesgos principales, que son el riesgo de inventario, el riesgo de selección adversa y el riesgo de ejecución. Ya que se tornan como limitantes para operar; de manera inversa, quien opera con mayores recursos y utilizando esta tecnología, ve abrirse ante sí, un sinfín de posibilidades en virtud de la estrategia que sea utilizada.


En la construcción de la estrategia de creación de mercado intervienen tres factores: el precio, el spread y el inventario(11). El precio medio evoluciona de manera estocástica(12), el Bid-Ask Spread(13) evoluciona de manera aleatoria y cambia de estado con la introducción de órdenes de compra y venta de los participantes en el mercado.

De las estrategias que los autores mencionan en su artículo, me detengo particularmente en una por considerarla mayormente dañosa y contraria al principio de transparencia en el ámbito de la oferta pública y de este modo ejercer una conducta de competencia desleal. Esta estrategia se basa en la manipulación de precios, es decir, se deslegitima la oferta y demanda en cuenta al lanzamiento de órdenes.


Dirán los autores que: …Algunos de los métodos utilizados por los operadores de alta frecuencia no son tan limpios ya que causan problemas al mercado y, en cierto sentido, son ilegales; estas estrategias disfrazan sus ofertas evitando que otros participantes en el mercado descubran sus intenciones comerciales. Una de las características más significativas de los operadores de HFTS es la manera como usan las cancelaciones para estimular el mercado y extraer información valiosa. Tres de estas tácticas son conocidas como: stuffing, smoking y spoofing. A continuación se describe en que consiste(14) cada estrategia de manipulación:

Stuffing: consiste en generar deliberadamente un gran número de cotizaciones que los competidores tienen que procesar, pero que estas firmas ignoran ya que ellos las han generado, de esa manera obtienen una ganancia en el tiempo de proceso, permitiéndoles obtener beneficios de las cotizaciones de sus competidores que estarán retrasadas debido al procesamiento de las órdenes generadas por ellos; en consecuencia, la maquinaria del mercado también sufrirá retrasos e incluso puede colapsar debido al excesivo volumen de mensajes.

Smoking: este procedimiento consiste en la publicación de órdenes límite seductoras para atraer a los comerciantes menos rápidos, entonces ellos revisan rápidamente estas órdenes en términos menos generosos, con la esperanza de ejecutar con rentabilidad contra el flujo entrante de ´ordenes de mercado de los comerciantes menos rápidos.

Spoofing o suplantación, consiste en el envío de una gran cantidad de órdenes límite en un corto periodo de tiempo; estas no están destinadas a ser ejecutadas, su objetivo es la manipulación de precios. Esta actividad ilegal distorsiona la forma del libro de órdenes, con el objetivo explícito de engañar a otros comerciantes.


- Incidencias y caídas súbitas de los mercados bursátiles, a causa del Trading de Alta Frecuencia o Trading Algorítmico(15).

Alexandra Givry, Jefa de la división de supervisión de mercados de AMF (policía bursátil), en el documental(16) dice literalmente: «La variedad de casos sospechosos ha aumentado en estos últimos años, ya que las estrategias de alta frecuencia permiten hacer manipulaciones, que antes eran inimaginables. Cuando se trabajaba a una velocidad más normal».

Thierry Franco, Secretario General de AMF, ante la consulta de cuantas investigaciones de trading de alta frecuencia, tienen abierta, responde con un categórico «Tenemos unas dos o tres… Son investigaciones extremadamente difíciles desde el punto de vista técnico pero también relativamente amplias, ya que pueden ser internacionales».

Hubert Segain Abogado de Kevin Kraayeveld (único tradear holandés condenado en Mayo de 2011 por realizar estrategias inspiradas en el trading de alta frecuencia, de modo manual), explica en qué consistía la estrategia que ejecutaba: «Kevin actuaba desde Amsterdan en la Bolsa de París, fingía que iban a vender y a continuación compraban o al contrario, fingían que iban a comprar y después vendían». Es decir, por ejemplo.: Tengo 100 bicicletas para vender, en la bolsa se lanzo una orden de compra por 1000 bicicletas. Los otros compradores ven mi orden de compra, se imaginan que la cotización va a subir y empiezan ellos también a comprar bicicletas. Como la demanda es fuerte, la cotización de bicicleta comienza a subir de verdad y el precio de la misma pasa de 20€ a 30€. Yo, por mi parte anulo mi orden de compra, cuando el precio está en lo más alto y vendo mis 100 bicicletas a un precio más elevado.

El 6 de Mayo de 2010, día de la caída súbita de la bolsa de Nueva York, es la primera vez que la gente escucha por primera vez del trading de alta frecuencia. Basicamente las cotización pasan de su cotización del momento a cero, en una abrir y cerrar de ojos, no hay nada. En París, por su parte Fabrice Péresse – Responsable de operaciones de mercado EuroNext– dice: «Aquí no es posible que se produzca la caída súbita que tuvo lugar en EE.UU, porque hemos puesto en marcha un cortocircuito, es decir, unos dispositivos que permiten interrumpir la cotización de un instrumento financiero en caso de fuerte volatilidad». En sentido contrario, Thierry Franco manifiesta que: «Se puede producir una caída súbita en cualquier momento en París o en Londres. Es perfectamente posible, todo el mundo tiene en la cabeza la caída súbita de EE.UU., pero recordemos que el año pasado –por 2011– se produjeron en Francia pequeñas caídas súbitas en determinados valores… Es un riesgo que tenemos muy presente».


- Normativa.

Considerando que a nivel internacional la regulación específica de la IA es escasa, surge el interrogante sobre si localmente contamos con un conjunto de normas que sea suficiente frente a esta realidad –HFT– y capaz de enfrentar sus riesgos y lograr los objetivos mencionados, o bien si es necesaria la creación o modificación de normas. Para ello es necesario revisar el ordenamiento jurídico a fin de discernir si permite lograr de manera eficiente los objetivos del uso IA.


En la Argentina, la materia no ha sido específicamente regulada(17) y entonces el camino se bifurca. Parte de la aún incipiente sobre la temática y el estudio de su regulación se inclina por la necesidad de regular jurídicamente la inteligencia artificial de manera específica y que la falta de regulación podría entorpecer su desarrollo(18).


Por otro lado, la postura que sostiene que puede resultar más conveniente, si es posible, encuadrar las situaciones que surjan con motivo del uso de la IA en las normas jurídicas ya existentes aplicando los principios generales vigentes del derecho contractual, de las normas sobre propiedad intelectual, responsabilidad y privacidad vigentes como las de nuestro Código Civil y Comercial, las normas de la Ley de Defensa del Consumidor Nro. 24.240, la Ley de Protección de los Datos Personales 25.326, Decreto 677/2001 de los Estatuto de Derechos del Consumidor Financiero, entre otras.

En materia de IA se suele recomendar reconocer la responsabilidad de tanto los fabricantes como de quienes comercialicen productos con IA(19) y en nuestro ordenamiento jurídico, y en el marco de relaciones de consumo, ello lo podríamos lograr a través de lo prescripto por los artículos 2 y 40 de la Ley de Defensa del Consumidor, por cuanto reconocen responsabilidad al productor, fabricante, proveedor, vendedor, entre otros, por los daños resultantes de la prestación del servicio, como así también del vicio o riesgo de la cosa.


Asimismo, y también bajo la órbita de la relación consumeril bástese remitirnos a legislación más a fin respecto de la objeto de investigación de este trabajo. El Decreto 677/2001(20), consagra el Estatuto de los Derechos de Consumidor Financiero. El artículo 34 del CAPITULO IX, Conductas contrarias a la transparencia en el ámbito de la oferta pública, versa de la siguiente manera:

ARTICULO 34. Manipulación y engaño al mercado. Los emisores, intermediarios, inversores, o cualquier otro interviniente o participante en los mercados de valores negociables o de contratos a término, de futuros y opciones de cualquier naturaleza, deberán abstenerse de realizar, por sí o por interpósita persona, en ofertas iniciales o mercados secundarios, prácticas o conductas que pretendan o permitan la manipulación de precios o volúmenes de los valores negociables, derechos, o contratos a término, de futuros y opciones, alterando el normal desenvolvimiento de la oferta y la demanda; debiendo observar especialmente las disposiciones legales y reglamentarias pertinentes.


Asimismo, dichas personas deberán abstenerse de incurrir en prácticas o conductas engañosas que puedan inducir a error a cualquier participante en dichos mercados, en relación con la compra o venta de cualquier valor negociable en la oferta pública o de contratos a término, de futuros y opciones de cualquier naturaleza, ya sea mediante la utilización de artificios, declaraciones falsas o inexactas o en las que se omitan hechos esenciales, o bien a través de cualquier acto, práctica o curso de acción que pueda tener efectos engañosos y perjudiciales sobre cualquier persona en el mercado.

A los efectos de la determinación de la sanción de aquellas conductas que se consideren manipulación y/o engaño al mercado, la COMISION NACIONAL DE VALORES considerará como agravante si la conducta sancionada fuere realizada por el accionista de control, los administradores, gerentes, síndicos, intermediarios o funcionarios de los órganos de control.

La COMISION NACIONAL DE VALORES deberá definir el concepto de hacedor de mercado o especialista. Asimismo, la COMISION NACIONAL DE VALORES o las entidades autorreguladas con su autorización, deberán reglamentar la actuación de hacedores de mercado o especialistas, no estando comprendidos en este artículo los actos realizados conforme a dicha reglamentación.

Similarmente, frente al avance de la IA se suele hacer énfasis en que las personas tengan acceso libre a los datos generados o procesados por sistemas de IA y en ese sentido encontramos la posibilidad de ejercer el Derecho de Información prescripto por el artículo 13 de la Ley 26.325 de Protección de los Datos Personales. Y a este respecto, es dable tener presente que la incursión de estas tecnologías en el mercado financiero argentino debe ser informado, no ya a las sociedades de bolsa, que dado el alto costo que tienen estos sistemas, son los únicos en condiciones de implementarlos. Sino al común de la gente que decide incursionar en el consumo de instrumentos financieros.

- Noción del Consumidor Financiero(21)

En Argentina la protección del consumidor financiero puede decirse que está en proceso de construcción. En su origen, la Ley 24.240 ni sus sucesivas reformas contemplaron un tratamiento integral para las operaciones financieras. No obstante, su reconocimiento va produciéndose gradualmente en el plano normativo, doctrinario y jurisprudencial.


Así, en el art. 36 de la ley 24.240, reformado por la ley 26.993, se regulan los requisitos para las operaciones financieras y de créditos para el consumo. Se prevé además el control del Banco Central de la República Argentina sobre las entidades financieras y el cumplimiento de los requisitos contractuales establecidos en miras a la protección del consumidor. Existen asimismo circulares y comunicaciones del Banco Central de la República Argentina que vienen reflejando el reconocimiento de la figura del consumidor financiero. En ese sentido, la Ley 26739, por la cual se modificó la Carta Orgánica del BCRA, en su art. 3, inc. h), establece que son funciones y facultades del Banco ―proveer a la protección de los derechos de los usuarios de servicios financieros y a la defensa de la competencia, coordinando su actuación con las autoridades públicas competentes en estas cuestiones.


Por su parte, la Comunicación A 5388 del BCRA, del 24 de enero de 2013, aprueba las normas sobre «Protección de los usuarios de servicios financieros», luego modificada por la Comunicación A 5460. El último avance en este proceso de construcción de la protección al consumidor financiero se vislumbra en la reforma del Código Civil y Comercial. Por un lado, con la incorporación de la relación de consumo en el Código Civil y Comercial se aseguran los aspectos fundamentales de la tutela del consumidor desde el centro normativo del Derecho privado; y por el otro, a través de la adopción de reglas especiales para los contratos bancarios con consumidores en Parágrafo 2º de la Sección 1ª del Capítulo 12, Título IV, l Libro Tercero ―Derechos Personales.


En los fundamentos del Anteproyecto se justifica esta inclusión en la necesidad de regular la actuación de las entidades financieras y otorgar una normativa especial cuando contraten con consumidores, en concordancia, con la incorporación al CCyC del contrato de consumo. Así se establece una normativa propia para los contratos financieros cuando lo celebran consumidores.


3. CONCLUSION

Pese a que el concepto de consumidor es único, en el sector financiero la figura del usuario muestra una vulnerabilidad particularmente acentuada por la complejidad de los productos comercializados que justifica una protección diferenciada del consumidor financiero atendiendo a esa complejidad técnica. Ello en combinación con las nuevas tecnologías que se van incorporando al rubro, transforman la escasa instrucción sobre el mundo financiero en prácticamente inexistente. El fundamento último del régimen tutelar del consumidor reside en la vulnerabilidad que lo afecta en el seno de un mercado con fallas estructurales y ahora tecnológicas –que distan mucho de ser resulta a causa de la misma complejidad que entraña el HFT, regido preponderantemente por la actividad de empresarios o profesionales.


Sin embargo, reconocemos que es de suma complejidad lograr que nuevas normas abarquen todos los aspectos de la materia inteligencia artificial, sumado a que el proceso de elaboración de las normas va habitualmente muy por detrás de los avances tecnológicos, con el consecuente riesgo de que los continuos avances vuelvan obsoleta a la eventual nueva norma en poco tiempo. Es por ello que debemos plantearnos seriamente si es eficiente tomar ese camino.


Sin duda, la educación financiera ya no puede ser una alternativa dependiente del interés de los aficionados y sus ansias de procurarse un mejor pasar. Ha de ser imperiosa la puesta en marcha el contenido por la ley de educación financiero en los establecimientos educativos, aspecto que paulatinamente las próximas generaciones incorporen la noción del avance tecnológico y la afectación que como consumidores financieros los incluye.


En cuanto a las deficiencias que han de surgir en cuanto estos sistemas de trading de alta frecuencia se vuelvan sofisticados y presentes en el mercado financiero argentino, el deber de informar la inclusión de estos sistemas ha de ser fundamental, para dejar en última ratio la decisión de ingresar en ese ecosistema donde confluirán agentes con capacidades totalmente desiguales.


4. BIBLIOGRAFIA

- Empirical limitations on high frequency trading profitability. Kearns, M., Kulesza, A. y Nevmyvaka, Y., 2010.

- The flash crash: The impact of high frequency trading on an electronic market. Manuscript, U. of Maryland. Kirilenko, A., Kyle, A. S., Samadi, M. y Tuzun, T. 2011.

- High-Frequency Trading: Should Regulators Do More, Prewitt, 2012. http://www.mttlr.org/volnineteen/prewitt.pdf

- Un modelo de creación de mercadeo con trading de alta frecuencia, Hernandez Hernandez y Sanchez Casas, 2016

Documental El Trading de Alta Frecuencia. https://www.youtube.com/watch?v=a3pVqMT9DXA